Icono de publicidad
Icono de publicidad
Logotipo de MKM
Jueves, 23 de Octubre de 2014

Síguenos
Seguir a BYTE_TI en Twitter
BYTE TI en LinkedIn
Búsqueda por categorías
Búsqueda por publicación

El estrés del directivo

1 de septiembre de 2011
Share

Recuerdo que Alberto Ruano, director general de la filial española de Toshiba, en los inicios de esta crisis -que parece que no acaba nunca- comentaba que él, desde que empezó a tener responsabilidades comerciales en sus trabajos, siempre había tenido la presión de conseguir “la cifra” y que, en estas compañías, jamás se puede llegar a disfrutar de un resultado porque te lo impide la necesidad de alcanzar el objetivo del siguiente trimestre…

Me consta que es una opinión bastante generalizada entre los responsables de empresas de todo tipo. Lo traigo a colación porque, después de tres años de profunda depresión económica, mantenemos esta dinámica, aunque, quizás, con los objetivos cambiados.

Efectivamente, Ruano se refería entonces a que las empresas, en las épocas, digamos, buenas, cifraban el éxito en la consecución de un beneficio cada vez mayor. Siempre había que superar el anterior y, por eso, apenas tenían tiempo de disfrutar lo conseguido. Además, tenían la incertidumbre de alcanzar (ya inalcanzable) la nueva meta.

Pero ahora es distinto. Las empresas, sobre todo las grandes, se empiezan a conformar (que no es poco) con que se mantengan los beneficios, o, mejor, en no dar pérdidas.

Como esto, en muchos casos, tampoco está siendo posible, pasamos a los procesos de ajustes, que llevan aparejados, primero el descenso de los salarios, y, en seguida, los despidos de personal.

Como el responsable de turno tiene que salvar su puesto, no tiene más remedio que echar la culpa de los malos resultados a los que tiene por debajo. El mercado no le deja margen de remontar la situación de precariedad común para todos. Y, claro, tiene que justificarse ante ellos y hablar del “bien de la empresa”.  Este directivo traga con la reducción del salario, pero no con la pérdida del resto de privilegios, así que no tiene más remedio que acudir al ERE.

En definitiva, el directivo, en las épocas esplendorosas, se estresaba por conseguir dos puntos más de beneficio y ahora se estresa porque no le rajen las ruedas de su BMW.

Juan Manuel Sáez

 No es un secreto afirmar que Nokia no está pasando por su mejor momento.  La pérdida de cuota de mercado le obligó el pasado año a cerrar un importante acuerdo con Microsoft, que empezará a dar sus frutos a primeros de 2012 cuando anuncien el primer equipo fruto del trabajo de ambas compañías. Lo que no cabe duda es de que los finlandeses se lo están tomando en serio y filiales, como la española, están poniendo en marcha programas de reactivación de la marca que están dando estupendos resultados. Además, ha puesto en el mercado dispositivos Smartphones que están siendo alabados por los usuarios.

También te puede interesar...

¿Portátil o tableta? Por Juan Manuel Sáez

Vaya por delante que no pretendo sentar cátedra sobre esta disyuntiva que planteo en el...

De nubes y relojes

En el Diario Informático (el servicio de noticias de Byte TI) del 8 de septiembre,...

La Microsoft de hoy no tiene futuro. Por Juan Manuel Sáez

Hace unos meses tuve un problema con el Office de Microsoft que tenía instalado en...

Tags relacionadas

alberto ruano, Microsoft, Nokia, Toshiba

Añade tu opinión