Icono de publicidad
Icono de publicidad
Logotipo de MKM
Sbado, 25 de Octubre de 2014

Síguenos
Seguir a BYTE_TI en Twitter

Entrevista con el doctor Francisco Alonso-Fernández: “Los neurolépticos atípicos, un avance definitivo en la curación de bipolares”

Asistimos al proceso silencioso de una nueva revolución que tiende la mano al ser humano y le permite ocupar su propio espacio en la vida social a pesar de la manipulación de tantos esquemas establecidos que distorsionan la visión de la realidad. Los sorprendentes avances en el campo de la psiquiatría en los últimos años han transformado por completo el entorno profesional y familiar de tantos enfermos que hoy desarrollan su actividad laboral en el mundo de la ciencia, la creación o la actividad manual igual que cualquier otro ciudadano. Por Rosa María Echevarría
Share
ENTREVISTA

Todavía no hace mucho tiempo resultaba impensable que un directivo de una empresa que asume importantes responsabilidades, un científico destacado, un brillante arquitecto, un funcionario o el operario de una fábrica pudieran ser enfermos de esquizofrenia o sufrir trastornos bipolares y sin embargo basta con asomarnos a ese espejo luminoso que es la propia existencia para descubrirlos.

El doctor Francisco Alonso-Fernandez, catedrático emérito de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad Complutense, académico de la Real Academia Nacional de Medicina, director del Instituto de Psiquiatrías de la Lengua Española y miembro de honor de Sociedades Científicas de Psiquiatría de catorce países europeos y americanos, que ha publicado alrededor de cuarenta libros con títulos tan sugestivos como “El talento creador. Rasgos y perfiles del genio” o el último de ellos “Las cuatro dimensiones del enfermo depresivo”, con importantes tesis y aportaciones personales, es uno de los especialistas que ha logrado introducirse en las arterias más profundas del corazón de estas enfermedades. Por eso mientras mantenemos una conversación en su casa puede afirmar con su plácida sonrisa que “nuestro horizonte está marcado por la esperanza, ya que la actitud de la sociedad respecto al enfermo mental ha cambiado a todos los niveles. Eso se debe sobre todo a los grandes resultados terapéuticos. Hoy en día un enfermo esquizofrénico o bipolar puede estar funcionando de hecho como uno de los mejores trabajadores de una empresa”.

Está claro que se han abierto las puertas del futuro, ¿pero a qué se deben estos importantes avances en ese universo de desconocidas dimensiones que es la esquizofrenia?

“Creo que hay que hablar de esquizofrenias porque el condicionamiento etiológico cambia de unas a otras. Depende de la edad de aparición o bien que se trate de masculinas o femeninas. En este campo la mujer resulta más favorecida porque  afortunadamente son más susceptibles de lograr una remisión total ya que son mucho más sensibles al tratamiento. También hay esquizofrenias precoces, las infanto-juveniles que quizá son las que cuestan más trabajo, las más resistentes”.

Se ha hablado de asombrosos avances y de una efectiva integración social. Sin embargo ¿en qué línea se puede concretar esta nueva perspectiva?

“Desde luego es un hecho que tanto la comprensión de la enfermedad o lo que es la rehabilitación social como el tratamiento farmacológico han experimentado un progreso tremendo en los últimos años. Hoy se comprenden mejor los procedimientos de rehabilitación pero al mismo tiempo han entrado en liza una serie de medicamentos nuevos como los neurolépticos atípicos que actúan de otra manera distinta a la que actuaban los medicamentos clásicos. Hasta hace cinco o seis años es como si hubiéramos estado manejando neurolépticos que sólo actuaban sobre un frente de la esquizofrenia y ahora tenemos medicamentos que actúan de una forma mucho más completa, con lo cual se ha avanzado muchísimo”.

Parece evidente que a partir de la edad adulta se llega de hecho a una remisión importante en los cuadros esquizofrénicos. ¿Se debe a esta situación el hecho de que puedan integrarse plenamente en la vida laboral?

“Sí, claro, es normal que nos encontremos con un profesional importante, con responsabilidades y que diga: “Sí, soy esquizofrénico, cada dos meses voy a visitar a mi psiquiatra, me hace un seguimiento y puedo hacer la vida normal”. Se trata de un logro verdaderamente sorprendente. Siempre digo que el tratamiento de estas enfermedades y particularmente de la esquizofrenia ha experimentado un avance tan colosal como sucedió en el siglo pasado con las enfermedades infecciosas”.

En su dilatada experiencia siguiendo paso a paso el proceso de esta larga carrera de obstáculos ¿cómo definiría el momento presente?

“Creo que la esquizofrenia ha dejado de ser un proceso maligno de por sí. Quizá haya algún caso resistente que son los que conoce el público y que puede ser un cinco por ciento pero no se fijan en el noventa por ciento que llegan a buen término. También es muy importante la actitud de las familias porque cuando la comunicación emocional con el enfermo no transita por una vía adecuada puede determinar incluso recaídas. Y desde luego para la rehabilitación es fundamental la práctica de un trabajo regular y el logro de la independencia que siempre va unido a poder tener una disponibilidad económica suficiente. Se puede decir que para el esquizofrénico se han abierto unas nuevas rutas en la vida siempre que se cumplan ciertos preceptos que se pueden condensar en el apoyo sociofamiliar y el seguimiento psiquiátrico periódico”.

Es de suponer que en esta constante batalla por intentar superarse a sí mismos se encontrarán también con momentos difíciles. ¿Qué situaciones les resultan más complicadas de afrontar?

“Las posibilidades que se han abierto para ellos son enormes y quizá nos sorprenda que una persona que tiene  un puesto de responsabilidad social sea un esquizofrénico pero este avance se ha dado desde que conocemos mejor la enfermedad, sobre todo en el plano neuroquímico. El progreso que se ha llevado a cabo en la investigación es verdaderamente notable y sabemos que pueden seguir su trabajo y asumir todo tipo de responsabilidades pero lo que les resulta muy difícil de superar son los factores emocionales interpersonales. A veces no son bien comprendidos por sus propios padres, les plantean unas exigencias y unas censuras demasiado fuertes y quizá esto es lo que les hace más daño. Tienen que llevar una vida regular en sus cuatro dimensiones, es decir, trabajo, descanso, vida familiar y tiempo libre. También hay que encauzarles para que este tiempo lo ocupen en una actividad física e intelectual que son dos pilares básicos”.

En esos recorridos misteriosos entre las ramas y las hojas que nacen a la sombra de un árbol genealógico, ¿se puede hablar de factores genéticos?

“Hay procesos que se inician en la vida adulta y que sorprenden porque no tienen ningún antecedente. Hasta entonces la biografía de esa persona ha sido totalmente encauzada y sin rasgos llamativos. Sin embargo otras veces ya tienen ciertos trastornos de conducta en la infancia. Incluso se sabe que hay factores exteriores que activan su manifestación, como es por ejemplo el consumo de drogas. Los “simpáticos” porros originan alteraciones cerebrales y de hecho el consumo de drogas puede intervenir como factor causal pero también como factor provocador de recaídas”.

¿Siguen siendo las drogas un brillante puñal en el aire dispuesto a encontrar jóvenes víctimas que buscan juegos prohibidos?

“Sí, éste es un aspecto externo que contribuye a plantear la esquizofrenia infanto-juvenil como un trastorno siempre expuesto a mayores riesgos que la esquizofrenia adulta porque hay una interacción con el consumo de drogas. Y desde luego en el momento actual lo que más detectamos como factor de recaída es simplemente el consumo de productos del cannabis, desde el porro al hachís. Esto es muy importante porque si lo encauzamos se evitarían muchas recaídas y agravamientos”.

Los trastornos bipolares constituyen también una enfermedad que se ha transmitido a lo largo de los tiempos disimulada entre mantos reales, pinceles de grandes artistas o excéntricos personajes ¿Mantiene también su posición en nuestra sociedad? “Sí, por supuesto, pero tenemos que verlo como algo muy enlazado en la personalidad. Es como si hubiera tres líneas en el trastorno bipolar. La de la máxima altura que es a la que llamamos fase maniaca. Después está la línea baja o fase depresiva, ya que en este tipo de trastorno aparece la depresión. En realidad la mayor parte de las depresiones no son bipolares, aunque aquí también hay un margen importante. Y después se encuentra una tercera línea intermedia que es la del equilibrio y que llamamos eutímica. El tránsito entre estas tres líneas cambia muchísimo de unos enfermos a otros”.

¿Se esconde esta enfermedad en el laberinto de la mente como una herencia recibida de anteriores generaciones?

“Sí, se sabe que el trastorno bipolar tiene una determinación fundamentalmente congénita pero está extraordinariamente influido por el ambiente. No hay que olvidar que se encuentra muy relacionado con la propia  personalidad del sujeto que oscila entre esas tres líneas. De alguna manera todos ellos poseen ciertas características positivas y negativas”.

Parece evidente que estos enfermos viven inmersos en un descontrolado océano de emociones. En líneas generales, ¿de qué manera se enfrentan a la realidad? 

“Desde el punto de vista positivo suelen ser personas que sintonizan muy bien con el ambiente, son muy extrovertidas y muy creativas. Entre la creatividad y la personalidad bipolar existe una gran afinidad. De hecho gran parte de las personas geniales han sido bipolares como sucedió con Goya o Goethe. Lo cierto es que se alzan con la bandera de la creatividad. Al mismo tiempo, son muy extrovertidos, tienen sentido del humor y son las típicas personas muy atractivas”.

Una vez más se demuestra que la genialidad tiene sus propias limitaciones y estos enfermos se ven obligados a navegar por la vida orientados por sus tormentas interiores. ¿Hacia donde les conducen estas incontroladas corrientes?

“Bueno, el resorte más negativo es que tienen un sistema emocional hipersensible. Unas veces para dispararse hacia arriba cuando le llegan acontecimientos favorables y hundirse cuando son desfavorables. Es curioso porque yo he estudiado al primer Borbón, Felipe V, que tuvo este trastorno junto con otras complicaciones posteriores. En psiquiatría es lo que llamamos comorbilidad, es decir, un trastorno patológico múltiple. A este rey las primeras fases hipomaniacas se las despertaba siempre la entrada en guerra. Era muy belicoso y cuando se presentaba el planteamiento de una batalla a lo mejor se encontraba en depresión y rápidamente se elevaba y entraba en la fase maníaca”.

Se supone que todas las terapias se orientarán hacia la búsqueda de equilibrio.

“Sí, por supuesto, este es el objetivo primordial pero el secundario es evitar que incidan sobre él acontecimientos que desequilibren su sistema emocional. Para el bipolar resulta de gran importancia vivir en un ambiente relativamente tranquilo y satisfactorio. Para mantener esa línea de equilibrio hoy manejamos una serie de psicofármacos estabilizadores o psicoreguladores específicos para los enfermos bipolares. Por lo tanto el transitar por la vida del bipolar tiene que ser un transitar de equilibrio y no sujeto a impactos emocionales demasiado fuertes”.

En cualquier caso, ¿pueden continuar con su actividad profesional o ellos mismos plantean una actitud de inhibición en este sentido?

“Por supuesto que trabajan y a altos niveles. Si hay esquizofrénicos perfectamente responsabilizados y en puestos de altura con los bipolares todavía esto es mucho más común y mucho más frecuente. Se encuentran muy ligados a la creación”.

¿Pero no puede suceder que la magia de la creatividad pierda frescura bajo el manto protector de los medicamentos?

“No, al contrario, con un tratamiento mantienen la creatividad mejor porque la actividad creativa del bipolar parte de su personalidad y por lo tanto si se hunde en la depresión la creatividad disminuye, se puede bloquear o se tiñe de oscuridad. Por ejemplo, Goya cuando realizó las pinturas negras estaba muy depresivo pero aparte de eso entró en depresión en dos épocas y durante casi dos años permaneció con los pinceles colgados porque la depresión bloquea la creatividad”.

¿Y qué sucede cuando se dispara hacia arriba en el cielo de la euforia?

 “Entonces se desorganiza. Un maníaco puede empezar dibujando, pero cada vez con una creatividad más desorganizada. La fase maníaca desorganiza totalmente la creatividad y por lo tanto la anula. Ese espacio entre el equilibrio y un poco de exaltación es lo que constituye la mejor base para el desarrollo de la creación. La primera que se desorganiza es la que requiere mejor organización mental, es decir, el pensamiento, y por lo tanto la creatividad filosófica. Es curioso pero la que más se mantiene es la poética. Por ejemplo, el poeta Hölderlin que padecía una esquizofrenia estuvo mucho tiempo en establecimientos psiquiátricos y mantuvo su creatividad a un gran nivel, mientras que Schumann, un gran pianista y un músico extraordinario mantuvo su actividad interrumpida”.

Por lo tanto la creatividad que exige un mayor nivel de salud mental es la del pensamiento, después la creatividad artística y dentro de la actividad literaria la que mejor resiste el embate de la desorganización, sea esquizofrénica o bipolar, es la creatividad poética. Pero entre tantos desajustes, ¿cómo se puede organizar la vida el novelista?

“Bueno, yo tengo un libro titulado “El talento creador. Rasgos y perfiles del genio”. El novelista en muchos casos recurre a los tóxicos y al alcohol. Por ejemplo, muchos de los novelistas americanos del siglo XX eran alcohólicos, como Faulkner o Truman Capote. El alcohol durante un corto periodo puede exaltar la creatividad pero al cabo de un tiempo se va desorganizando y se destruye. Son creativos mucho menos tiempo de lo que hubieran sido sin beber. Algún autor ha dicho que el alcohol ha destruido más vidas de novelistas que los propios editores”

El universo interior abre las puertas a los sueños y a los ensueños mientras las personas que padecen una enfermedad mental de estas características viven y conviven con sus semejantes compartiendo proyectos en la búsqueda constante de las pequeñas esperanzas de cada día. Como los demás. Como todos.

También te puede interesar...
iStock_000004417726Medium[1]

La esperanza de vida en personas con esquizofrenia se reduce en casi 20 años

Junio 2012.- La esperanza de vida de las personas con esquizofrenia es entre 10 y...

MontajePortadaANTIEDAD

La depresión es la tercera causa de discapacidad en Europa, según la Organización Mundial de Salud (OMS)

Junio 2012.- Según la OMS, la depresión es la tercera causa actual de discapacidad en...

El-entrenamiento-cognitivo-mejora-la-activacion-cerebral-en-la-esquizofrenia_image365_

El entrenamiento cognitivo provoca significativas mejoras neuronales y conductuales de pacientes con esquizofrenia

Los pacientes con esquizofrenia, un síndrome asociado con alucinaciones y delirios, así como con importantes...

Tags relacionadas

bipolaridad, Esquizofrenia, psiquiatria

Añade tu opinión

BYTE TI en LinkedIn
Búsqueda por categorías
Búsqueda por publicación